• Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • https://www.youtube.com/channel/UCD1

© 2019 Mans de Sant 

Fisioterapia Sant Cugat

Tots les drets reservats

Avis Legal

Tratar el síndrome compartimental con fisioterapia

La fascia es un tejido conectivo que nos rodea como una red, conectando todas las partes de nuestro cuerpo: la musculatura, los vasos sanguíneos, los nervios, etc. Todo está envuelto al tiempo conectado por las fascias; es el "matrix" del cuerpo humano. Algunas de estas fascias dividen los grupos musculares en compartimentos, haciendo la función de tabiques. La inflamación de un compartimento puede provocar el aumento de la presión en el área afectada, lo produciría una falta de riego sanguíneo, asfixiante la musculatura y los nervios, y creando así lesiones en los tejidos por necrosis. Esto puede provocar acortamiento de la musculatura y pérdida de su función.


Un síndrome compartimental puede ser causado, por ejemplo, por un traumatismo directo, o para realizar actividades repetitivas. Esta lesión puede aparecer en cualquier compartimento, pero la más habitual en corredores se desarrolla en la zona de la pantorrilla. El dolor aparece al realizar ejercicio y desaparece con el reposo. Si no se actúa aplicando tratamientos de fisioterapia y empeora, pueden llegar a darse afecciones como insensibilidad, dificultad o falta de movimiento de los dedos del pie.


Para aliviar los síntomas, realiza estiramientos de la musculatura afectada, y aplica frío. En situaciones graves, se puede recurrir a una intervención quirúrgica para la liberación de la zona. En Mans de Sant, el centro de fisioterapia de referencia en Sant Cugat del Vallès, disponemos de una máquina llamada Md Physium que, mediante sistema de vacío pulsátil, estimula la liberación de los tejidos. Resulta muy efectiva para estos casos.


Existen más lesiones comunes entre los corredores, como la tendinitis rotuliana, acortamiento del músculo psoas, fracturas por estrés, etc. En un próximo número te seguiremos hablando de ellas, pero de momento y como conclusión, remarcar que para evitarlas no olvides estas tres reglas de oro: Realiza un buen calentamiento, estira la musculatura y utiliza calzado adecuado.