Tratamientos de fisioterapia para el esguince de tobillo

Updated: Jan 26

A continuación hablaremos sobre cómo efectuar una correcta rehabilitación del tobillo con fisioterapia en estos casos y así evitar recaídas. Durante las primeras 48/72 horas, se debe hacer reposo, parcial o total según la gravedad, aplicando hielo y manteniendo la extremidad en elevación. En la fase inicial, es muy importante conseguir una reducción del edema, ya que de esta manera conseguiremos una disminución del dolor y aumento de la movilidad. Este tratamieno de fisioterapia es habitual en Mans de Sant, el centro de referencia en Sant Cugat.


En este momento, es crucial actuar rápido: cuanto antes tratamos el esguince, mejor evolución tendrá. Si en la primera etapa realizamos un tratamiento de fisioterapia drenante Indiba, se consiguen unos resultados maravillosos, ya que combina técnicas de masaje y de bombeo para drenar el edema, estimulando al mismo tiempo la regeneración del tejido, favoreciendo una mayor aportación de sangre en la zona. En esta fase, también es muy importante el vendaje funcional, ya que éste evita el movimiento que produjo la lesión, pero a la vez permite a los demás movimientos del pie, dando así estabilidad y más seguridad para poder empezar a caminar. 


Después de las primeras 48/72 horas, es recomendable empezar a poner peso en el pie, con el uso de muletas o no en función de la gravedad. Si duele mucho, descansar y aplicar hielo. De todos modos, el fisioterapeuta nos indicará cuando es el momento de empezar a cargar peso en el pie. En esta fase de la rehabilitación, se han de combinar técnicas de drenaje, como masaje, con técnicas de movilización activa asistida.


Mediante la terapia manual, se consigue ir recuperando la movilidad de forma pasiva (el movimiento del pie es producido por una fuerza externa). En este caso, puede ser el fisio quien nos haga los movimientos.


 Poco a poco, pasaremos a la recuperación mediante el movimiento activo en descarga, es decir, hacer ejercicios de movilidad del pie pero sin apoyar el peso. Un ejemplo de este tipo de ejercicio sería estando sentado o tumbado mover la punta del pie hacia arriba y hacia abajo, haciendo flexión dorsal y plantar. Los músculos estabilizadores del tobillo que se deben trabajar son: tríceps sural, tibial anterior, tibial posterior y peroneos. Otra técnica muy importante en esta fase es la realización de Cyriax en los ligamentos. Su función es volver a agudizar la lesión de una manera controlada, aumentando el riego sanguíneo de la zona y estimulando así el aporte de nutrientes que fomentan la regeneración del tejido del ligamento.


 Es una técnica que suele resultar dolorosa pero dura muy poco tiempo y es muy efectiva. Se puede realizar con la mano o utilizando un objeto pensado para ello, como el Cool Roller. Esta herramienta es ideal para realizar Cyriax y además, al estar fría, será menos doloroso y se puede aplicar con más intensidad que con los dedos una vez vaya progresando la lesión. En YouTube podemos encontrar un vídeo sobre cómo se realiza esta técnica. Su título es "Tratamiento del ligamento lateral externo del tobillo con Cool Roller". Lo más importante en esta fase es reducir el edema y recuperar la movilidad.


Cuando tenemos una lesión en el pie y empezamos a caminar, es posible que algunos movimientos nos hagan daño; esto provocará que la posición del pie seguramente cambie como medida antiálgica del cuerpo y hará que vayan apareciendo tensiones y contracturas. Por ello, la realización de masaje terapéutico de la musculatura implicada en los movimientos de la articulación ayudará a aliviar estas tensiones y contribuirá a acelerar el retorno a la normalidad de los tejidos. 


La Physium Multitherapy es una máquina muy efectiva que tenemos en el centro Mans de Sant, el centro de fisioterapia de Sant Cugat del Vallés, Barcelona, ​​y que usamos mucho para esta fase de la rehabilitación, ya que facilita la agilidad del movimiento . Esta permite flexibilizar los tejidos fibrosos, liberar posibles adherencias, a la vez que relaja y flexibiliza los músculos y las fascias, reduce el edema y la congestión de los tejidos, estimula la circulación venosa y linfática, y lo mejor de todo: estimula hasta los tejidos más profundos de manera indolora.


Como puede ver, hay muchas formas de afrontar con fisioterapia esta lesión e ir estimulando su correcta rehabilitación. Una vez van pasando los días, empezamos a mover mejor el pie, sentimos que duele mucho menos y podemos caminar, aunque seguimos sintiendo esa sensación de inestabilidad.




  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • https://www.youtube.com/channel/UCD1

© 2019 Mans de Sant 

Fisioterapia A Domicili Sant Cugat

 info@mansdesant.com

Tots les drets reservats

Avis Legal