Tratamientos de fisioterapia para el codo de tenista

Los amantes del tenis echarán de menos probablemente Grand Slams este verano. Seguro que son muchos los que, a falta de poder disfrutar de Roland Garros o Wimbledon en la televisión, están aprovechando estos meses para practicar su deporte favorito de raqueta, ya sea tenis, pádel o squash. Y muchos habrán sentido hablar o habrán sufrido en primera mano el llamado codo del tenista: una lesión que afecta el codo y crea un fuerte dolor en esta parte del cuerpo, limitando la movilidad.


Contrariamente al que el nombre sugiere, el codo del tenista no afecta únicamente los amantes de la raqueta. Antes al contrario, es una patología que puede afectar todas aquellas personas que se ven obligadas a adoptar posturas repetitivas, ya sea por la forma en que usan el ratón a la oficina, u otros movimientos típicos o mecánicos de peluqueros, pintores y otros oficios.


Y, en que consiste el codo del tenista? El dolor lateral del codo se produce cuando las estructuras neuromusculoesqueléticas del antebrazo, especialmente músculos y tendones, se sobrecargan, frecuentemente por los movimientos repetitivos de la muñeca y el brazo. Los movimientos que a menudo se ven más afectados son la extensión de los dedos y muñeca, así como la prensión de objetos con las manos.


Uno de los problemas más importantes es que se puede cronificar si no se diagnostica y se trata a tiempo. La función de un fisioterapeuta es fundamental para poder recuperar la actividad y superar las disfunciones y dolor provocado por esta patología. El fisioterapeuta neuromusculoesquelético tiene la capacidad para saber realizar un diagnóstico diferencial sobre qué estructura concreta es la que está malograda y, a partir de esta premisa, poder realizar un tratamiento adecuado y personalizado.


Los tratamientos han ido cambiante a lo largo de los años, la gran cantidad de estudios científicos de calidad han provocado la inevitable evolución a una fisioterapia de calidad y con una eficacia comprobada.


Estos estudios constatan que técnicas clásicas como los estiramientos, masajes, infiltraciones, inmovilizaciones y ortesis han dado a tratamientos estructurados y mesurados de manera mucho más analítica. Dentro de un buen tratamiento de fisioterapia hay de haber una valoración y una corrección del gesto deportivo o el gesto que provoca el dolor, una concreción de la estructura anatómica lisiada y una estructuración de las técnicas terapéuticas a aplicar.


En la actualidad las técnicas que han demostrado más eficacia son las movilizaciones con movimiento (MWM), la estimulación percutánea intratisular (Epi), la neuromodulación percutánea, la tecarterapia, las olas de choque y la punción seca. Y no nos tenemos que olvidar de una de las partes fundamentales del tratamiento como es la aplicación adecuada del ejercicio terapéutico.


El ejercicio es importante para poder aumentar la tolerancia a las cargas de los tendones, por lo tanto al gesto que provoca dolor. Ejercicios excéntricos, isométricos e isotónicos guiados de manera adecuada son un pilar imprescindible para la recuperación de esta patología. En definitiva, no dejes que las molestias de codo te impidan de disfrutar y visita tu fisioterapeuta si notas cualquier indicio para evitar la lesión.