El esguince de tobillo, una lesión muy común

El esguince de tobillo es uno de los motivos más frecuentes de consulta en urgencias de traumatología, y éste afecta tanto a deportistas como a las personas sedentarias. Es una lesión muy común del pie, que normalmente inhabilita durante varios días la actividad normal, sobre todo en el corredor de montaña, que lidia en terreno inestable. En Mans de Sant, el centro de fisioterapia de referencia en Sant Cugat del Vallès, somos expertos en tratar lesiones como el esguince de tobillo.


Un problema muy recurrente en las rehabilitaciones de esguince es que, si realizamos una recuperación ineficiente, nos quedará la sensación permanente que este tobillo está flojo o inestable. En este artículo, hablaremos sobre cómo evitar esto y conseguir un buen resultado.


Los ligamentos del cuerpo humano son como cuerdas que fijan los huesos entre sí, protegiendo las articulaciones y permitiendo al mismo tiempo su movimiento. Otra función de los ligamentos es facilitar información a través de las terminaciones nerviosas sobre la posición de la articulación. Esto se traduce en que, por ejemplo, cuando nos vamos a torcer el pie, el ligamento se sobreestira, los receptores sensitivos lo detectan y se envía información al sistema nervioso central para que pueda reaccionar y evitar la lesión, corrigiendo el movimiento a través de la activación de la musculatura.


El tejido de un ligamento está compuesto, entre otros, por fibras de colágeno y en menor cantidad por elastina. En la articulación del tobillo, la tibia y el peroné forman una horquilla, donde discurre el hueso astrágalo. La flexión dorsal suele tener unos 15 grados de movimiento y la flexión plantar unos 30. El esguince más común en el pie es el del ligamento lateral externo del tobillo. Este se produce a causa de una inversión del pie, combinada con una flexión plantar, momento en que el astrágalo se encuentra en el punto más externo de la articulación y, por tanto, es más fácil que se lesionen los ligamentos.


El ligamento lateral externo del tobillo se divide en tres fascículos: el ligamento peroneo astragalino anterior, el ligamento peroneo calcáneo y el ligamento peroneo astragalino posterior. La porción de ligamento que se suele lesionar con más frecuencia es el ligamento peroneo astragalino anterior. Los tendones también actúan como estabilizadores dinámicos del tobillo. Por ello, también es importante trabajar la musculatura global del tobillo en una buena rehabilitación.


El esguince de tobillo suele estar causado por un movimiento brusco, como cuando nos encontramos, o por un trauma directo, como una patada. Una vez lesionado el ligamento, la cicatriz que vaya a quedar cuando cure tenderá a la retracción, ya que las nuevas fibras de colágeno tendrán una orientación irregular. La forma de informar al cuerpo sobre la orientación que deben adquirir las nuevas fibras, será realizando movimiento precoz y ejercicio.


Por la acción de la tracción, torsión o traumatismo se pone en tensión el ligamento y éste se distiende, o se rompe. Los esguinces pueden clasificar en tres grados: distensión del ligamento (grado 1), distensión más rotura parcial (grado 2) y rotura total del ligamento (grado 3). Cuando acabamos de sufrir un esguince, lo mejor es realizar RICE (descanso, hielo, compresión y elevación de la extremidad) y acudir al médico para que pueda diagnosticar que efectivamente se trata de un esguince y pueda determinar su gravedad, descartando también posibles fracturas, especialmente si ha sido por trauma directo.




  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • https://www.youtube.com/channel/UCD1

© 2019 Mans de Sant 

Fisioterapia A Domicili Sant Cugat

 info@mansdesant.com

Tots les drets reservats

Avis Legal