Un buen uso de la bicicleta, clave para nuestra salud

El uso de la bicicleta es ideal para mejorar nuestra salud tanto a nivel cardiovascular como músculo-esquelético, dado que compuerta múltiples beneficios. Así lo explican los fisioterapeutas. Manso de Santo, como centro de fisioterapia de referencia en Sant Cugat, nos hacemos eco se este consejo. Además, ahora el verano invita a todo el mundo a utilizar la bicicleta, ya sea durante el transporte diario o como deporte.


La bicicleta se ha convertido en el medio de transporte perfecto en las ciudades para las distancias cortas, puesto que ocupa poco espacio, no contamina y mejora nuestra salud si tenemos en cuenta una serie de recomendaciones posturales básicas para evitar lesiones.


Esto si, cuando pedaleamos es preferible llevar cadencias de pedaleo elevadas por no sobrecargar la musculatura y articulaciones de las piernas, puesto que así trabajaremos más en nivel cardiopulmonar y evitaremos picos de bastante elevados en las articulaciones de las rodillas. Los fisioterapeutas explican además, que las bicicletas de montaña requieren de un estado de salud músculo-esquelético de la espalda óptimo.


Mientras que en el caso de las bicicletas de carrera, la posición agresiva requiere de un gran control de la musculatura de la faja abdominal y de la musculatura cérvico-dorsal para mantener la posición flexionada y la hiperextensión cervical. Para evitar lesiones a raíz de una mala postura, hay que tener en consideración una serie de consejos.


En primer lugar, hay que prestar atención a la altura del sillín. Para ajustarlo adecuadamente, tenemos que subir encima la bicicleta y poner el talón al pedal cuando se encuentra en su parte inferior (a las 6) y que la rodilla quede completamente estirado. Si nos disponemos a hacer salidas de más de una hora o de alto rendimiento, hay que someterse en un estudio biomecánico para ajustar de manera precisa la colocación del sillín.


También hace falta que tengamos en consideración la anchura del asiento y su almohadillada. Para personas que están poco acostumbradas, es mejor que sea un poco blanda. Para las personas que practican regularmente ciclismo, la anchura del asiento tiene que ser la correcta para evitar patologías a la zona perineal. Para evitar que se nos duerman las manos, hace falta que mantengamos sana la musculatura del tronco, con la idea que no recaiga demasiadas pes en las manos. También existen guantes con hielos muy densos y puños ergonómicos especiales. O bien podemos optar para poner doble cinta al manillar.




1 view0 comments